LosOmbues

San Isidro y el sueño del capitán Domingo de Acassuso

Esta historia comienza a fines del siglo XVII cuando, un joven llamado Domingo de Acassuso llega a Buenos Aires en calidad de simple soldado, enviado por la Corona española para reforzar la defensa de sus dominios en el Río de la Plata.

Ascendido al grado de capitán, tenía como destino el patrullaje de estos parajes, por entonces denominados Pago de la Costa, cuyas tierras estaban dedicadas principalmente al cultivo del trigo.

Cuenta la leyenda que Acassuso, en una de sus recorridas, desmontó de su caballo para descansar bajo un espinillo, ubicado en el lugar donde actualmente se levanta nuestra Catedral. Muy pronto quedó dormido en profundo sueño, durante el que se le apareció San Isidro Labrador requiriéndole que, cuando dispusiera de fortuna, levantase en ese mismo lugar una capilla para que los pobladores de estos pagos pudieran asistir a Misa. Una vez despierto interpretó que en aquel sueño había un mandato del Santo Patrono de su familia, por lo que asumió el compromiso de hacerlo realidad cuando su fortuna se lo permitiera.

Años después, convertido en un próspero comerciante, el capitán Acassuso estuvo en condiciones de concretar aquel sueño, por lo que el 14 de octubre de 1706 fundó una Capellanía y Capilla, bajo la advocación de San Isidro Labrador.

Aquella antigua capilla fue testigo del nacimiento del pueblo de San Isidro y el centro de su vida espiritual y social. A fines del siglo XIX fue demolida para levantar en su lugar un nuevo templo, que perpetuaría la devoción al Santo Labriego hasta nuestros días.

Adiós al antiguo templo

Demolición del temploFue el 17 de junio de 1895, cuando los vecinos presenciaron, con gran congoja, el inicio de la demolición de aquel templo donde había transcurrido la vida religiosa de tantas generaciones de sanisidrenses, en el que habían recibido las aguas bautismales, contraído sagradas nupcias, festejado alegrías y consolado tristezas.

Así, día a día, lo vieron desaparecer, víctima de la implacable piqueta, mientras retiraban ladrillos y cuanto testimonio pudieran rescatar, para conservarlos en sus hogares como venerables reliquias.

Otro sueño hecho realidad

Colocación de la piedra fundamentalA fin de concretar las aspiraciones de quienes pretendían que la nueva iglesia se destacara por su magnitud y belleza arquitectónica, se formó una Comisión Pro Templo, integrada por un grupo de distinguidas vecinas de San Isidro, que tuvo la tarea de recaudar los fondos necesarios mediante una colecta popular.

El pueblo de San Isidro contribuyó generosamente, con donaciones de las más modestas hasta las más cuantiosas, como aquella debida a la presidenta de la Comisión doña Mercedes Aguirre de Anchorena y su esposo don Pedro de Anchorena, quienes aportaron la mitad del costo total de la obra.

Luego de considerar los distintos proyectos, y con el asesoramiento del arquitecto Santiago Brian, fue seleccionada la propuesta presentada por los prestigiosos arquitectos Jacques Dunant y Charles Paquin. El proyecto consistía en una iglesia y casa parroquial de estilo neogótico, construida sobre una superficie de 1.300 metros cuadrados, cuya planta estaría desarrollada sobre una cruz latina de tres naves.

De tal manera, este magnífico templo, perpetuaría aquel legendario sueño de Domingo de Acassuso.

 

 

 

 

Bienvenida Libros y textos de interés Flora y fauna de Los Ombúes Actividades institucionales Archivo de noticias
La casa Sala Fundacional Asociación de Amigos Album de imágenes Cómo llegar
Jardín Archivo Histórico Tercio de Cántabros Visitas en el jardín Agenda del mes
Museo Archivo Fotográfico Misión Visitas escolares Horarios
Biblioteca / Hemeroteca Las suertes de Garay Staff Tienda y café Contactos

[ Sobre el uso del contenido de este sitio web ]

Imagen institucional: Shakespear Estudio / Diseño web: Grupo AMC