LosOmbues

Los museos denominados locales suelen ser un repertorio de lo heterogéneo; y este museo no podría ser una excepción a este paradigma. Su colección permanente (proveniente de donaciones y préstamos de vecinos, de estudiosos de la historia de San Isidro y de descendientes de protagonistas con destacada actuación en el ámbito local), comprende los más variados objetos y testimonios.

Muchos de ellos son simples expresiones de la vida cotidiana: platos, frascos, llamadores de puerta, patentes de automóviles, etc., que, con el paso del tiempo y su apelación a Frascos Farmacia Perlenderla memoria, se han transformado en elementos musealizables y hoy son exhibidos en las vitrinas del Museo como reliquias de la comunidad; su único nexo recíproco es haber pertenecido a unos "antepasados comunes", ya no de tal o cual familia, sino del pueblo entero. La donación o préstamo de estos objetos memoriosos contribuye a recuperar, resignificar y fortalecer nuestra identidad y nuestro sentido de pertenencia, y evidencia de qué modo el patrimonio del Museo puede y debe seguir creciendo con el aporte de la propia comunidad.

Un sector de singular identidad y encanto es el patio de la casa, con su solado ajedrezado y rodeado de columnas, en cuyo centro se emplaza el aljibe con su brocal. Este espacio, otrora centro de las reuniones familiares, funciona como un prólogo amigable a la visita del resto de las salas que, prácticamente, lo rodean.

En uno de sus laterales pueden verse los fragmentos de la puerta de la casa de la calle Misiones en Montevideo, delante de la cual fue asesinado Florencio Varela, abuelo del Dr. Horacio Beccar Varela. Se encuentra en el mismo lugar en que la familia Beccar Varela solía exhibirlo como reliquia familiar. En otro de sus laterales, se encuentra la maquinaria del antiguo reloj floral de la plaza, que marcó el paso de los días y las horas en el entonces pueblo patriarcal.

Los locales destinados para salas de museo son los que habían ocupado, en otro tiempo, las habitaciones familiares; son espacios que retienen su tranquila calidez, su escala íntima, silenciosa, que la expresión de su museografía debe respetar. Es decir, el origen doméstico del lugar imponeVitrina de la Sala Fundacional limitaciones a la libertad museográfica, que a la vez, son desafíos a la hora de procurar unequilibrio entre la integridad y autenticidad del contenedor material (recuérdese su condición de monumento nacional), y la correcta exhibición de los objetos.

En la Sala "San Isidro", entre tantos aportes de los vecinos, se exhibe un plato que perteneció al Hotel San Isidro, demolido en 1935. De origen suizo, fabricado especialmente con el monograma HSI, es la única expresión material que ha sobrevivido del viejo hotel que fuera foco de la más variada actividad social.

Un ladrillo con la inscripción Tejeduría don Ernesto de las Carreras, retiene la memoria de una industria en la que San Isidro fue productor pionero.

Cabe mencionar, junto a dos esculturas de la artista argentina Lola Mora, la antigua puerta de la Posta de Pueyrredon, y los frascos de la Farmacia Perlender.

Un espacio particular se ha dedicado a Mariquita Sánchez, una de las más recordadas propietarias de la Quinta "Los Ombúes", de destacada actuación en la sociedad de su tiempo. Entre los objetos que pertenecieron a la ilustre patricia se destacan un abanico federal de carey y plumas, otro de papel (recientemente restaurado) con alegoría de las cuatro estaciones, y una silla de estrado.

Asimismo, se encuentra en exhibición la colección de medallas de las treinta y ocho "Damas Patricias", acuñadas por la Sociedad Patricias Argentinas "Dios y Patria", en 1910.

Abanico federalLa Sala "fundacional", dedicada a los orígenes del pueblo de San Isidro a partir de la fundación de la Capilla y su Capellanía por el capitán don Domingo de Acassuso en 1706, exhibe diversos objetos y testimonios, acompañados por una ágil e ilustrativa infografía. Un recorrido por esta sala permite comprender, de un modo didáctico, cómo un sueño y una devoción dieron origen a este poblado bonaerense.

Se exponen, en esta sala, la pila bautismal del primitivo templo (demolido en 1895) con la inscripción "año 1778", y la cruz de hierro en que remataba una de sus torres.

El salón de la Quinta "Los Ombúes", en el sector más antiguo de la casona, es el único local que ha sido preservado en la disposición de su espacio y su mobiliario, como en los tiempos en que la casaSala de la familia Beccar Varela era habitada por la familia Beccar Varela. En esta sala se exhiben obras pictóricas, muebles, objetos y documentos que pertenecieron a Florencio Varela, Justa Cané, Cosme Beccar, María Varela y sus descendientes.

Entre tantos testimonios materiales de singular valor, cabe mencionar la magnífica miniatura de J. P. Goulu, que representa a un joven, muy probablemente Florencio Varela, (exhibida junto a un bucle de su cabello cortado por José Mármol luego de su trágica muerte en Montevideo), su cómoda escritorio de estilo neoclásico y el Cristo del siglo XVIII que la familia Beccar trajo desde España al trasladarse al Río de la Plata.

De no menor atractivo espacial, dos salas igualmente abiertas al jardín, se han destinado a exposiciones temporarias. Su montaje, en soportes respetuosos de la condición patrimonial de estos locales, permite renovar anualmente el interés del público a través de nuevos enfoques temáticos del pasado sanisidrense.

Algunos objetos destacados del Museo (hacer click sobre cada imagen)

RelojPuertaPonchoBailarinaPlatoCuadroCómodaPila

TelecopioAbanicoPianoAljibe

 

 

 

 

Bienvenida Libros y textos de interés Flora y fauna de Los Ombúes Actividades institucionales Archivo de noticias
La casa Sala Fundacional Asociación de Amigos Album de imágenes Cómo llegar
Jardín Archivo Histórico Tercio de Cántabros Visitas en el jardín Agenda del mes
Museo Archivo Fotográfico Misión Visitas escolares Horarios
Biblioteca / Hemeroteca Las suertes de Garay Staff Tienda y café Contactos

[ Sobre el uso del contenido de este sitio web ]

Imagen institucional: Shakespear Estudio / Diseño web: Grupo AMC